Sí. Curiosamente lo primero que estoy comprendiendo de toda la zartalada de información que he estudiado sobre las redes sociales, es que en el mundo virtual, nos comportamos muy diferente de la vida real…

Y es que tiene todo el sentido del mundo, pues pónganse a pensar, nunca antes había existido un universo donde todos tuviéramos una cámara para ser protagonistas, desde tener una ventana para sentirnos sex-symbols, como cuando colgamos nuestro perfil en Tinder 🔥 hasta cuando decidimos contarle a todos, qué estamos haciendo a través de nuestras historias en instagram.

Y es que además ahora todos podemos ser tan bonitos como el filtro nos lo permita, cada vez nos especializamos más y más en el fabuloso arte de tomarnos selfies, ahora todos sabemos cuál es nuestro ángulo o perfil ideal; como soy una cuchennial viví aquella época en la que no sabías cómo ibas a salir en la foto, y con la llegada de las cámaras digitales, corrimos el riesgo de ser mal fotografiados y no había nada que hacer…

Ahora existen los Smartphone, ahora tenemos el control de nuestras fotos y con ella desarrollamos el arte de saber, cómo, cuándo y desde qué perspectiva nos vemos siempre bien… siempre bien, es exactamente una de las facetas que nos lleva a ser diferentes en redes sociales, ahí todo se oculta…

Ves el instagram de cualquiera y dices, mira como está de bien esta persona, luego te das cuenta que era todo lo contrario, que más de una de esas caras felices hasta terminaron suicidándose por depresión… no me quiero poner dramática, pero había que mencionarlo, no soy de las que se hace la de la visita gorda, soy una Vikinga, imprudente por naturaleza.

El tema es que si todos nos comportamos diferente en el universo digital, pues las marcas que se promueven a través de este canal, deben leer eso y empezar a entender nuestra segunda personalidad.

Esa persona amable que a todo le dice sí, cuando la tienes face to face, ahora sentada sola frente a una pantalla, por fin se puede dar el lujo de ignorar tu mensaje, peor aún, de rebatirlo, por qué? Por qué en redes todos sacamos nuestra otra personalidad… porque ahí nadie nos está mirando directamente a los ojos.

Además, con el super poder del sarcasmo, por fin las personas tienen un espacio para desahogarse, tirar comentarios bomba sin que nadie los confronte, bueno, al menos no personalmente… de hecho ahora las redes son como las Vegas, lo que pasa ahí, se queda ahí.

incluso yo me comporto así, cuántas veces no me he peleado a muerte en fb con una amigo por debates políticos?… Hasta me han sacado el peor de los sentimientos, pero cuándo nos vemos personalmente; ¡juaz! Todo olvidado, no ha pasado nada, porque en este universo, no se reclama lo que pasa en el otro!

Amigos!, cuando nos dicen que el mundo va a cambiar, es mentira, el mundo ya está y seguirá cambiando constantemente, y al menos por ahora, debemos saber que cada uno de esos consumidores ideales a los cuales queremos llegar, hoy en día tienen dos formas de comportarse, una dentro y otra fuera del mundo digital. ¿Qué va a contar tu marca en estos dos universos paralelos?… Creo que esa es la pregunta.

Noticias relacionadas

  • Las ventajas de usar el video marketing dentro de la estrategia social media de una marca
  • Redes sociales, ciencia o casualidad?
  • Tercer aprendizaje: Del mundo real al mundo virtual